Google +
La calefacción central deberá contar con medidores de consumo antes de 2017

La directiva europea que fue aprobada por el Parlamento Europeo en 2012 sobre eficiencia energética obliga a partir de enero de 2017 a la instalación de sistemas de medición individual de consumo en los bloques de viviendas que cuenten con calefacción central. Esta medida obligará a las comunidades de vecinos a afrontar un gasto medio por vivienda de unos 300 euros, que incluye los medidores de consumo y los sistemas de control de temperatura de los radiadores en aquellas viviendas que carezcan de los mismos. Y es que la aplicación de estas medidas sobre eficiencia energética que aparecen en la directiva europea aún está pendientes de perfilar por parte de la Administración central.

Y es que tanto los profesionales del sector, como los presidentes de comunidades de propietarios y los profesionales del ámbito de la arquitectura y el derecho se hayan debatiendo durante estos últimos meses sobre estas cuestiones de actualidad relacionada con la administración de comunidades de propietarios. Por un lado, el tesorero del Colegio de Segovia, Ignacio Avial, explicó que la directiva europea establece la obligatoriedad a más de 1’7 millones de viviendas españolas a instalar contadores de agua y calefacción o medidores individuales antes del 1 de enero de 2017.

En este sentido, Ignacio Avial hizo especial hincapié en que el Gobierno de España aprobó en 2014 las sanciones para el supuesto de no instalar los contadores de calefacción en un Real Decreto, sin que se haya regulado la propia obligación de instalarlos. Aunque no hay duda alguna en que tarde o temprano se acabará haciendo efectiva esta normativa. El retraso en la formación de un nuevo Gobierno y la posibilidad cada vez más real de la convocatoria de nuevas elecciones dilatará la aplicación efectiva de la norma sobre eficiencia energética.

Por otro lado, el cálculo realizado del coste medio por vivienda de la instalación de estos sistemas ha sido estimado entre 300 y 400 euros, dependiendo del número de radiadores y del sistema de calefacción. Aunque Ignacio Avial también explicó que el ahorro que supone en combustible hace que la inversión inicial se amortice en poco más de un año. Y también señaló que el uso de medidores y válvulas termostáticas en los radiadores supone un ahorro de hasta un 30 por ciento, muy por encima de otras medidas como la disminución de la temperatura ambiental, que ahorra un máximo del 10 por ciento. Además, el tesorero del Colegio de Segovia explicó y resaltó la importancia medioambiental de esta medida, que evitaría la emisión de hasta 2’4 millones de toneladas de CO2 al año.

Comentarios desactivados