Google +
Cómo gastar menos en calefacción y luz en una oficina

Vamos a explicarte un proyecto muy interesante que ofrece informes personalizados y gratuitos para que las oficinas sepan qué medidas de eficiencia aplicar. Hablamos del proyecto europeo PYME Energy Check UP, coordinado en España por el Consejo Aragonés de Cámaras de Comercio y CIRCE, y que además pone en contacto a las oficinas con proveedores para que sepan cómo aplicar las medidas de eficiencia energética. A continuación vamos a explicarte algunas de las recomendaciones que dan, como que la temperatura adecuada que deben marcar los termostatos de climatización en invierno debe ser 21ºC, tanto por confort de las personas como por eficiencia energética.

Esta cifra no es trivial, ya que la climatización supone el 47 por ciento del consumo de energía en las oficinas españolas. El proyecto PYME Energy Check UP recomienda también la instalación de sistemas de protección solar regulables en las superficies acristaladas que pueden lograr ahorros de hasta un 50 por ciento en refrigeración, entre un 20 y un 25 por ciento en calefacción y hasta 50 por ciento en iluminación. Aunque conviene saber que en las fachadas de orientación sur son muy eficaces los elementos de sombreamiento fijos mientras que en otras orientaciones, lo más eficaz son los sistemas de protección solar regulables.

Y es que estos sistemas de protección solar regulables optimizan la ganancia solar en invierno y evitan la radiación directa en verano, al tiempo que permiten un aprovechamiento de la luz natural. La ventilación es necesaria para mantener la calidad del aire interior pero es necesario que se haga de manera controlada y ajustada a la ocupación de cada momento, en función de parámetros como la concentración de CO2 del interior. Si además aprovechamos la energía del aire evacuado mediante un recuperador intercambiador, el ahorro energético conseguido puede alcanzar el 40 por ciento del consumo en climatización, advierte, desde el proyecto europeo.

También la sustitución de la iluminación tradicional a LED conlleva ahorros energéticos importantes del 80 por ciento cuando se sustituyen por las antiguas lámparas incandescentes o halógenas, y del 50 por ciento cuando se utilizan en sustitución de las más modernas lámparas compactas de bajo consumo. También recomiendan sensores de movimiento u ocupación junto con un temporizador y un interruptor electrónico para que la luz no permanezca encendida cuando no hace falta. Con el objetivo de lograr un consumo eficiente y por tanto una reducción del coste energético, el proyecto PYME Energy Check Up ofrece a las oficinas una calculadora energética online con la que pueden obtener un diagnóstico gratuito y personalizado de sus instalaciones.

Comentarios desactivados