Google +
Consejos para un buen mantenimiento de la calefacción

A continuación vamos a darte una serie de consejos para realizar el mantenimiento de la calefacción con los que ahorrarás, ya que la calefacción es uno de los mayores gastos de la casa. Mediante estos consejos prácticos vas a poder mejorar el rendimiento de las calderas y radiadores de la casa optimizando el gasto en calefacción y reduciendo hasta un 10 por ciento el consumo energético. Y es que, la falta de mantenimiento del circuito de calefacción puede suponer hasta un 10 por ciento más de consumo energético para los hogares.

Empezaremos los consejos para realizar el mantenimiento de la caldera y reducir el gasto en calefacción comprobando que la caldera está correctamente conectada, para evitar averías posteriores, antes de poner en marcha la caldera, asegúrate de revisar todas sus conexiones. Comprueba tanto el enchufe a la red eléctrica como el conducto del gas y las tomas de entrada y salida de agua. Una vez que todo esté correcto, puedes proceder a encenderla.

Después nos aseguraremos de que la presión es adecuada ya que por lo general, la presión correcta del aparato estará entre 1,2 y 1,5 bares como máximo. Todas las calderas, tanto digitales como analógicas, tienen un indicador de presión. Comprueba que tu caldera se mueve en los parámetros normales y, si no es así, utiliza la llave de llenado de la caldera para corregirla. Por otro lado, también es importante establecer una temperatura de confort adecuada, porque la temperatura que fijas y cómo la mantienes son cruciales en el coste que tendrá caldear tu hogar.

Procura mantener una temperatura de 18ºC cuando no estás en casa, y no sobrepasar los 23ºC cuando regreses. Está comprobado que mantener la caldera encendida entre estos parámetros optimiza el gasto en calefacción, ya que se evita el esfuerzo energético que supone volver a alcanzar la temperatura de confort desde un punto más bajo. Otro consejo es que compruebes que los radiadores calientan bien, para poder calentar bien la casa, es necesario purgar los radiadores al menos una vez al año. Se trata de eliminar el aire acumulado en el circuito de calefacción, de forma que el agua caliente se distribuya adecuadamente y llene los radiadores, evitando que estén más fríos por la parte superior y no rindan según su potencia total.

Purga los radiados, para conseguir retirar el aire sobrante en el circuito de calefacción, y evitar mal calentamiento de los radiadores y ruidos cada vez que el sistema se pone en marcha, los radiadores incorporan una válvula de purgado. Para utilizarla, recuerda que debes hacerlo con la caldera apagada durante al menos dos horas, utilizando un destornillador y un recipiente para recoger el agua, girando despacio el purgador para abrirlo y volver a cerrarlo cuando cese el silbido del aire acumulado dentro y comiencen a salir gotas de agua.

Comentarios desactivados