Google +
Funcionamiento y mantenimiento de una caldera de gasoil

La caldera de gasoil es uno de los mejores sistemas de calefacción en la actualidad. Este tipo de sistema además de ser de los más eficaces y rápidos, su mantenimiento es de los más sencillos, aunque hay que contar con profesionales del sector del mantenimiento de Zaragoza para realizarlo, ya que hay que tener diversos conocimientos.

Estas calderas utilizan el gasoil o gasóleo como combustible, aunque existen otros tipos de calderas que funcionan con gas natural, carbón o biomasa. Las calderas de gasoil son de las más económicas, y ya hemos comentado que su mantenimiento es sencillo, por lo que de momento todo son ventajas.

El uso de este tipo de calderas está muy extendido en viviendas de gran tamaño, locales de trabajo o incluso en naves, ya que son muy eficaces y rápidas. Por otro lado en condiciones adversas también funcionan muy bien y si son de gran tamaño su rendimiento todavía es mejor, ya que son más potentes.

El funcionamiento de estas calderas consiste en que el gasoil, que se almacena en un tanque, fluye hasta la cámara de combustión, una vez aquí se atomiza y la cámara produce una descarga eléctrica, que es lo que hace prender el fuego. Este fuego calienta el intercambiador y este a su vez el agua, que circula por el circuito de calefacción de la instalación.

En algunas instalaciones de calefacción la caldera se utiliza tanto para generar calefacción como para generar agua caliente. En estos casos se pueden poseer dos dispositivos independientes, aunque por norma general las calderas de gasoil suelen combinar ambas funciones.

En estos tipos de calderas se tienen que realizar revisiones periódicas, siempre contando con el asesoramiento técnico de profesionales del sector del mantenimiento. En caso de querer adquirir una caldera de estas características lo mejor es consultar también con especialistas, ya que hay que tener en cuenta diversos aspectos.

Aunque las calderas de gasoil sean uno de los sistemas de calefacción más eficaces y rápidos, a la hora de instalar una hay que tener en cuenta las características de la vivienda o zona donde se quiera instalar. Por otro lado es vital realizar la elección correcta y realizarle un mantenimiento periódico.

Con un buen mantenimiento de la caldera se alarga la vida útil de la instalación, lo que se traduce en un gran ahorro económico. Además la caldera seguirá calentando de manera rápida y segura por mucho tiempo y se evitarán averías innecesarias.

Comentarios desactivados