Google +
La importancia de un buen mantenimiento en las calderas

La instalación de calderas representa un alto riesgo para cualquier hogar si no se sigue un cuidado programa de mantenimiento. Y es que no es instalar la caldera y acabar con el tema, ya que son aparatos que funcionan a presión y la omisión o la negligencia en su mantenimiento puede ocasionar fallos graves. Las calderas son artefactos generadores de calor y como todo aparato que trabaja a presión, se puede producir una brusca expansión del vapor y del agua de su interior. Los incidentes más comunes son en las calderas alimentadas por combustibles líquidos, se puede producir una explosión por la ignición del combustible vaporizado en el interior del hogar, es decir en el corazón de la caldera.

Ante un aumento en la presión de trabajo, si no se libera el vapor a través de la válvula de seguridad o bien se sobre eleva la presión por falla del manómetro o su falta de control, se plantea otra situación donde se puede provocar una explosión. El uso de un presostato es una de las formas de cortar la alimentación y evitar una explosión. La carcasa y algunas de las partes interiores de la caldera pueden ser afectadas por la corrosión, que debilitará sus partes metálicas. Por eso, al mantenerse constante la presión en su interior existe también riesgo de explosión.

Existen una gran variedad de modelos de calderas y aunque cada vez son más seguros, hay que tener cierta precaución y llevar a cabo el mantenimiento adecuado. Las calderas automáticas sólo requieren la presencia humana para su encendido o bien para su reencendido, en el caso de que alguno de los elementos de seguridad haya cortado el circuito por la detección de alguna falla. Es importante conocer el área de intercambio que estará en contacto con el agua, vapor o llama directa para saber qué superficie de radiación o convección habrá que considerar. La mejor manera de garantizar que tu caldera está funcionando correctamente es contratar un Servicio de Mantenimiento.

Y es que sólo cuando nuestra caldera se estropea nos damos cuenta de cuánto la necesitamos. Por eso, como ahora veremos, existen unas cuantas razones que aconsejan ponerse en manos de un Servicio de Mantenimiento. Una de ellas es reducir los costes de reparación, y es que si has tenido problemas con la caldera anteriormente, ya sabrás que conseguir arreglarla es complicado. También para evitar el monóxido de carbono, un gas inodoro, por lo que su peligrosidad es muy alta. Además te sirve para ahorrar en tu factura ya que el mantenimiento es una forma de asegurarse de que la caldera está produciendo agua caliente de la forma más eficiente posible.

Comentarios desactivados