Google +
El mantenimiento de la caldera y del resto del sistema de calefacción

Cuando llega el invierno muchas personas temen que su calefacción no funcione. Esto tiene una solución muy sencilla, realizar un buen mantenimiento a la caldera y al resto del sistema de calefacción del hogar o del lugar de trabajo, de esta manera se mejora el rendimiento de la calefacción, se evitan averías y se reduce el consumo.

Está claro que la caldera es uno de los elementos que hay que revisar por lo menos una vez al año, y que para ello hay que contar con profesionales del mantenimiento de Zaragoza. Por otro lado, hay que tener en cuenta que el sistema de calefacción está compuesto por otros elementos, como por ejemplo los radiadores, a los que también hay que realizar un mantenimiento.

Durante los meses previos a la llegada del invierno por norma general la calefacción está apagada, por lo que suelen formarse bolsas de aire en el interior del sistema, haciendo que este funcione peor. Esto es muy sencillo de solucionar, basta con purgar los radiadores y equilibrar el sistema de calefacción.

Cualquiera puede realizar la tarea de purgar los radiadores, para ello tienes que saber que existen de dos tipos: automáticos y manuales. Si dispones de los primeros no te preocupes porque no debes hacer nada, el aire se expulsa solo. En caso de disponer de purgadores manuales, este es el proceso a seguir.

Si en tu sistema de calefacción se escuchan ruidos raros, tienes que saber que entonces es necesario realizar el purgado. Otro síntoma muy claro de que es necesario realizar este proceso es que los radiadores estén más fríos por arriba que por abajo. Si ya sabes cuál es el problema, solamente tienes que ponerte manos a la obra.

Para comenzar hay que tener en cuenta que la calefacción debe estar apagada y los radiadores fríos. Por otro lado también hay que proceder a cerrar la llave de paso de agua del radiador a purgar. Una vez hecho esto podemos comenzar a girar la válvula de purgado situada en la parte superior del radiador.

Hay que mantener abierta la válvula hasta que comience a salir agua por ella y dejen de oírse ruidos. Para recoger el agua utiliza un recipiente. Tienes que tener en cuenta que este proceso hay que repetirlo en cada uno de los radiadores que haya instalados en la vivienda o el lugar de trabajo, así de sencillo.

Si después de realizar este proceso en cada uno de los radiadores de la vivienda, el sistema de calefacción sigue funcionando mal, debes proceder a equilibrar el sistema. Para ello basta con regular la llave que hay situada en la parte inferior de cada uno de los radiadores, es el detentor, y sirve para compensar el reparto del caudal de agua entre los radiadores.

Comentarios desactivados